sábado, 1 de agosto de 2015

MIS LECTURAS: ÁLVARO CUNQUEIRO

Imagen de www.elidealgallego.com


-Pues nada, volvemos con la gallegofilia destilada. Recopilando las Sonatas de Valle-Inclán, y haciendo caso a algunas recomendaciones de buenos amigos, me topé con un par de vídeos la mar de interesantes que aquí cuelgo:




La personalidad, la cultura y la tradición de Galicia me cautivan, y pronto identifiqué a Cunqueiro como un estandarte de todo aquello que me fascina. Bicheando, me hice con una antología de sus más conocidos libros, dos cuentos inéditos, y poemas. Y muy pronto los he devorado con devota fruición.

La antología, que contiene extractos de sus obras más importantes tanto en castellano como en gallego, ha sido la parte que más he disfrutado. Otrosí, compruebo las similitudes y diferencias del gallego y el portugués; pues no todo se saca a partir del portugués y en más de un vocablo me han tenido que ayudar amigos del noroeste. Además que Cunqueiro, tanto en castellano como en gallego, gustaba de utilizar palabras muy cuidadas e incluso arcaicas. Con todo, me da la sensación de que el gallego también está muy emparentado con el astur-leonés, tanto en vocabulario como en fonética; aparte que también ha asimilado mucha fonética del castellano con el paso de los siglos. 

Cunqueiro es un prosista muy hábil. Como buen gallego, cuida mucho el concepto, la palabra, el paisaje. Apasionado de la gastronomía, escribió toda su vida de cocina y probablemente nunca aprendió a cocinar. Tenía el talento de inventar a partir de lo inventado; y así, colocaba a personajes literarios de renombre como Simbad o Hamlet allí donde le daba la real gana. Como Navarro Villoslada, inventaba porque sabía; otros en cambio, inventan porque no saben... 

Los cuentos me han gustado mucho. Cuentos cortos, graciosos, contundentes, con referencias arquetípicas de la cultura gallega. Con una acción muy rápida y fresca. Siempre con el paisaje de fondo. Y con un humor irónico que, a través de la finura, transparenta contundencia. 

Asimismo, tengo muchas ganas de conocer al Cunqueiro "mitológico". Y es que las invenciones de Cunqueiro valen mucho; porque no en vano, estamos ante el redescubridor de la vasta tradición poética galaico-portuguesa medieval; cosa que no hizo ningún galleguista hasta llegar él; ni tan siquiera los del Rexurdimento, que o bien no investigaron en condiciones o bien pasaron del tema. Cunqueiro, sin embargo, volvió a esa métrica en el siglo XX, haciéndola inteligible, manteniendo una esencia que, probablemente, de no ser por él se hubiera perdido para siempre. Y hoy día, la recordamos más y mejor gracias a Milladoiro, por ejemplo:




En todo este tiempo he estado aprendiendo bastante sobre la vida y obra de Cunqueiro, lo cual, reitero, me ayuda a aproximarme más a esa Galicia que aún no conozco físicamente pero que tanto amo en alma; y es que me dicen que el día que vaya a Galicia no voy a querer salir de allí. Todavía veo, como en alguna ocasión he expuesto, similitudes curiosas entre gallegos y andaluces que, D.m., iré desarrollando con el tiempo. 

Y ahora, vayamos con la biografía de Valle-Inclán. Son 700 páginas, que se dice pronto. Supongo que después, cambiaremos de tercio, pero tiempo al tiempo. Con todo, esto de Cunqueiro no ha hecho más que empezar.