jueves, 24 de septiembre de 2015

MIS LECTURAS: ANTOLOGÍA POÉTICA DEL RENACIMIENTO HISPÁNICO

Imagen de www.filosofia.tk


-Si en España buena parte de mi biblioteca se debe a la feria del libro de Punta Umbría, en Perú se debe a las librerías del centro de Lima, donde hasta por un sol (algo menos de treinta céntimos de euro) puede encontrarse uno joyitas. Y bicheando, resulta que veo una antología con la portada algo gastada de la Editorial Oveja Negra, la cual incluye versos de Juan Boscán, Garcilaso de la Vega, Diego Hurtado de Mendoza, Juan Fernández de Heredia, Santa Teresa de Jesús, Hernando de Acuña, Gutierre de Cetina, Baltasar del Alcázar, Fernando de Herrera, Fray Luis de León, Malón de Chaide, Juan de Almeida, Francisco de la Torre, Francisco de Aldana, San Juan de la Cruz y Miguel de Cervantes.

Hacía bastante tiempo que no leía poesía del siglo XVI, por lo que comencé el libro no sin entusiasmo. Empero, reconozco que al menos a la vejez, las églogas bucólicas/pastoriles me aburren soberanamente, al igual que la poesía de Góngora. No les niego el talento ni el mérito; pero desde luego, no es la poesía que me entusiasma. A mí la poesía me tiene que decir algo. Tiene que jugar con las palabras y los conceptos, tiene que tener ritmo. Si sólo me habla de "motivos", yo lo siento pero me aburro; hasta con Juan Boscán y Garcilaso de la Vega si hace falta.

Sin embargo, algún poema jocoso de Diego Hurtado de Mendoza (desmintiendo a muchos fariseos actuales que no son religiosos sino puritanos, que no es lo mismo); las poesías cargadas de amor y fe de Santa Teresa y San Juan de la Cruz (éste último apegado al Cantar de los Cantares), y especialmente los sonetos de Miguel de Cervantes sí que me han gustado e inspirado bastante.

No soy muy dado al Renacimiento, dado que ya en la universidad fui descubriendo que a pesar del talento encumbrado que se dio en aquella época, sin embargo se partía de una visión histórica-espiritual equivocada, negrolegendaria en torno a tiempos anteriores. Sí me gusta el clasicismo grecolatino pero no sin ciertas reservas.

En fin, aunque he descubierto cosas interesantes, no es el libro de poemas que más me ha gustado. Y es bueno volver a leer poesía, cosa que muchas veces aparco; y no en vano yo empecé como poeta y poeta siempre seré; así que muchas veces conviene este ritmo para inspirarse. Pero por lo pronto la volvemos a aparcar un poco. Ya contaremos...