martes, 12 de enero de 2016

"LA VERDAD SOBRE LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta

inquisicione
Escribe: Antonio Moreno.- Dejó dicho el historiador Bartolomé Bennassar (1) que “(la inquisición española) fue una justicia exacta, escrupulosa (…) Una justicia que practica un examen atento de los testimonios, que los verifica con minuciosidad, que acepta con generosidad las recusaciones por parte del acusado de los testigos sospechosos, una justicia que tortura muy poco y que respeta las normas legales (…) Una justicia interesada en educar, en explicar al acusado por qué ha errado, que reprende y aconseja, y cuyas condenas definitivas no se dictan más que contra los contumaces”. (2) Sin embargo, referir esto en cualquier reunión, puede provocar el indignado asombro de propios y extraños. Vivimos en tiempos en los que todo el mundo se piensa historiador; entonces, la inquisición española es uno de los máximos símbolos del mal, porque sí… Pero claro, cuando se intenta refutar con datos, ya empieza el nerviosismo. Bennassar, empero, sigue insistiendo: «La gente de mediados del siglo XVI en adelante sabía que la Inquisición mataba poco»
Siguiendo con los datos, en la América Española, la Inquisición ejecutó a 100 personas en tres siglos. Si concretamos en el Perú, contamos con 32 ajusticiados, a los cuales Susana Villarán les puso una placa. Sin embargo, la ex alcaldesa no se acordó en su mandato de las víctimas del terror comunista de Sendero Luminoso, que en mucho menos tiempo provocó muchísimas más muertes.