miércoles, 30 de marzo de 2016

"APOLOGÍA DE PEQUITO REBELO" - "CARLISMO ANDALUZ"

Imagen de www.requetes.com


José Adriano Pequito Rebelo nació en 1892 y falleció en 1983. Es su dilatada existencia un fructífero compendio vital entregado a los máximos ideales del Portugal Fidelísimo. Amén de escritor, científico, abogado por la prestigiosa universidad de Coimbra y filósofo, fue uno de los mejores políticos portugueses del siglo XX, realzando con António Sardinha el ala más tradicionalista del Integralismo Lusitano.

Siempre fue el más bravo soldado: Participó en la Primera Guerra Mundial por la integridad del ultramar portugués, fue herido en la intentona de Monsanto en 1919 (La “Monarquia do Norte”); en nuestra Cruzada estaba presto en 1937 con su avioneta colaborando estrechamente con el Requeté, y ya en la segunda mitad del XX empuñó su espada por el África Lusa, viviendo la amargura de la muy oprobiosa traición de la Revolución de los Claveles en 1974, para luego ver expropiados sus terrenos del Alentejo por mor de una política sovietizante que muy pronto fracasaría.
Puso su patrimonio al servicio de su carácter emprendedor e innovador y de la causa tradicional portuguesa, financiando la revista Nação Portuguesa y el periódico “A Monarquia”.
En su completa obra defendió la Alianza Peninsular de António Sardinha, amén de tratar sobre los espinosos asuntos de la alianza inglesa, meditaciones de Fátima, análisis sobre el fascismo italiano, reformas agrarias, etcétera. Municipalista convencido, abominando de la charlatanería parlamentaria, defendió con poder de convocatoria una monarquía orgánica, tradicional, corporativa; siendo una ilustre incomodidad para determinados sectores del salazarismo.
Caballero de espuelas de oro que murió con las botas puestas, conociendo el sufrimiento y desconociendo la rendición. Excepcional, entrañable y emotivo es su recuerdo como tronco reverdecido de la lucha realista al otro lado del Guadiana.
Pequito Rebelo: Deus, Patria e Rei!
Antonio Moreno Ruiz
Etiquetas: 
Publicado en Historia por ColaboradoresNo hay comentarios

Apología de Pequito Rebelo