domingo, 29 de mayo de 2016

MIS LECTURAS: "ALMAS MUERTAS", DE NIKOLAI GOGOL

Imagen de aeliita123.blogspot.com


No recuerdo exactamente la procedencia de este libro, pero creo recordar que era de la colección de mi suegro. Estaba por aquí, edición de Ed. Ramón Sopena. Y hasta que por fin me decido a hincarle el literario diente.

Empieza una nueva etapa de mi vida: Soy papá. Y termino mi etapa de pre-padre (o como se llame) con este libro icónico de la cultura rusa; un libro donde se reúne lo psicológico, lo social, lo religioso, lo cultural; y todo ello bajo la honda tradición moralista eslava. Las aventuras de un tal Chichikov como bribón listillo que ejerce de cazador cazado; personaje de proyección colectiva, como autocrítica de las enfermedades de la sociedad; pero con un fondo crítico constructivo, consciente de que por otra parte, hay valores dentro del espíritu y de las gentes que conforman la inmensidad rusa: Campesinos, nobles, mercaderes, herederos...

Una narración al estilo ruso, densa, con muchos diálogos, hasta inocente/ingenua a veces. La pega es que hay partes del documento que Gogol al parecer quiso modificar y no se hallaron, quedando, sobre todo en la parte final, algunas lagunas que dificultan un disfrute más pleno de un libro completísimo, donde las miserias y las virtudes humanas, en el contexto ruso decimonónico, se explayan; bajo un fondo sacramental/cristiano evidente, al estilo de Dostoyevski en Crimen y castigo. El arrepentimiento, la confesión o la gracia están constantemente representados, sobrevolando y hasta vigilando la obra; "censurando", mas también construyendo. Porque Gogol, a diferencia de muchos otros que van de intelectuales, no despreciaba ni a su gente ni a su patria.

En muchas ocasiones, es como si Gogol preludiara a Schubart en Europa y el alma del Oriente. Definitivamente el germano debía conocer a fondo la literatura de Gogol. Es que está en la tradición eslava que él estudio, y lo ha seguido estando, desde Dostoyevski a Solzhenitsyn. ¿Rebrotará algún día sobre todo con la ayuda de este último QEPD? Ojalá...

Ahora no tendré mucho tiempo para leer, pero como siempre, me vuelve a picar el gusanillo de los libros rusos. Creo que tocará releer a Solzhenitsyn. Y ya pensando en comprarme un cacharro de esos para leer pdf en plan libro electrónico, que tengo en el ordenador auténticas joyitas.

Y bueno, ante el milagro de la vida, el tiempo es otro. Ya iremos hablando poco a poco...