jueves, 20 de octubre de 2016

MIS LECTURAS: "LOS ANTÍPODAS. EL ORIGEN DE LOS INDIOS EN LA RAZÓN POLÍTICA DEL SIGLO XVI", DE TERESA MARTÍNEZ TERÁN

Imagen de Letras Libres
Resultado de imagen para indios mexicanos siglo xvi


-Últimamente estoy enfrascado en lecturas americanas. Si bien es algo que nunca dejo, y que de hecho constituyó mi más firme aspiración académica, parece que en estos últimos tiempos, por una cosa o por otra, lo he estado intensificando, probablemente, a través de mi reencuentro con la historia de los descendientes de isleños canarios en Luisiana. Al final, todo me lleva América. Será que por algo uno es del puerto y puerta de las Indias. Y en eso que bicheando entre los pocos libros que me quedan sin leer en mi modesta biblioteca limeña, me encuentro con este volumen editado por el Instituto de Ciencias Sociales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Me lo regalaron tiempo ha los amigos de la Asociación de Jóvenes Españoles del Perú. Y lo cogí con ganas. Pero pronto, me fue aburriendo y me explico: Por un lado, la autora trae a colación la impresión que tuvieron los primeros españoles en tener contacto con los indios, cuáles eran las corrientes filosófico-políticas dominantes, cómo se analizaba la realidad, cómo se acudía a la Biblia o incluso a la mitología griega, etc. Ese acopio de documentación no es malo, sino al contrario. Lo que ya me infastia es que eso se haga desde la opinión anacrónica y el interés ideológico. Al final, se saca la conclusión de que España fue un país muy malo porque no tenía democracia y oprimió a los indios, y que todos los europeos en general nos tenemos que sentir muy mal por lo malos que hemos sido al denigrar "al otro". Ni que decir tiene que se podría esgrimir las aventuras de asiáticos y africanos por Europa y compararlas con la América virreinal, pero para qué...

En fin, una decepción más. Pero ojo al dato: Estos son los libros que circulan por los círculos oficiales de la emigración española. Mientras que en Estados Unidos las sociedades históricas homenajean la herencia hispánica. Como me dijo hace tiempo un amigo que fue presidente del Instituto de Cultura Hispánica de Quito, España sólo potencia o hasta financia temas que tengan que ver con el homosexualismo y el indigenismo. Y así estamos, y así seguiremos estando...

Cada vez estoy más convencido que de la "España oficial" nada bueno ha de venir. Y este libro, en el lugar donde estaba, me lo confirma. Pero bueno, prosigamos con lecturas americanas. Que ya no hay tanto tiempo para leer y escribir, pero algo se hará.