jueves, 31 de marzo de 2016

MIS LECTURAS: "LAS FORMAS COMPLEJAS DE LA VIDA RELIGIOSA (SIGLOS XVI Y XVII"), DE JULIO CARO BAROJA.

Imagen de www.elcultural.com


-De mis muchas andadas por las librerías de viejo del Jirón Quilca (centro de Lima), me topé con un libraco de más seiscientas páginas a muy buen precio. De la Biblioteca de la Historia de la Editorial Sarpe. Cuando vi el autor, pensé que tenía que ser interesante de todas formas. Y así ha sido. Aunque me lo he tenido que leer con varias tandas y pausas, porque abarca tantos temas y ejemplos, que se hace farragoso.

Si algo me gusta de Julio Caro Baroja es su habilidad y minuciosidad para enfrentarse a los datos. Si algo no me gusta, sin embargo, es su supuesta "indefinición"; cosa que no existe, pues al fin y al cabo se le ve siempre el plumero liberal.

Los siglos XVI y XVII fueron muy prolíficos y complejos en materia religiosa. Por un lado, Caro Baroja endiña a los creadores de tópicos frente a la "España católica"; pero por otro lado, es como si se empeñara en negar que o bien existió esa "España católica", o bien exista hasta la sociedad en sí. Hay contradicciones al respecto. En algunas cosas, generaliza, en otras, individualiza. Con un concepto de la "libertad" ya muy cascado. Aunque no obstante, el libro está escrito en 1978. Casi nada...

Con unos ejemplos, me he reído. Con otros, me he sorprendido. Y siempre he aprendido. Y desde luego, lo que sí enseña D. Julio es a situarnos frente a la complejidad de las personas y sus entornos. Y de cómo son comparables con contextos históricos de Grecia y Roma. Y es que es eso es lo que somos fundamentalmente.

Lo que me sorprende para bien, por ejemplo, es cómo D. Julio enfatiza la diferencia entre el sur de España y el norte de África a pesar incluso de ciertos dizque antropólogos.

Asimismo, la idea de "genios raciales/religiosos", que tan de moda estuvo en el siglo XIX (hasta Oliveira Martins cayó en eso) queda muy bien fustigada. Eso de protestantismo=germanismo y catolicismo=latinismo; auténtico disparate. Y entre eslavos, pues qué diremos de polacos católicos, serbios ortodoxos o bosnios musulmanes...

Ahora parece que hay una suerte de fiebre mediática por lo que fue aquella España de los siglos XVI y XVII; sin embargo, muchas veces el tema se queda en lo superficial. Todavía hemos de escarbar mucho en nuestra historia e idiosincrasia, porque la labor de antipedagogía que ha hecho con nosotros el marxismo cultural como apéndice lógico del liberalismo del XIX nos tiene en perenne lobotomía contra nuestra identidad, y por supuesto, también contra nuestra religiosidad. Tanto complejo de inferioridad, tanto tópico, tantas alienaciones islamistas, anglófilas...

Pienso que D. Julio tiene libros todavía más interesantes. Algo habrá que bichear. Nosotros de momento nos quedamos con otros temas. Ya iremos informando.

Un descubrimiento interesante.

miércoles, 30 de marzo de 2016

"APOLOGÍA DE PEQUITO REBELO" - "CARLISMO ANDALUZ"

Imagen de www.requetes.com


José Adriano Pequito Rebelo nació en 1892 y falleció en 1983. Es su dilatada existencia un fructífero compendio vital entregado a los máximos ideales del Portugal Fidelísimo. Amén de escritor, científico, abogado por la prestigiosa universidad de Coimbra y filósofo, fue uno de los mejores políticos portugueses del siglo XX, realzando con António Sardinha el ala más tradicionalista del Integralismo Lusitano.

Siempre fue el más bravo soldado: Participó en la Primera Guerra Mundial por la integridad del ultramar portugués, fue herido en la intentona de Monsanto en 1919 (La “Monarquia do Norte”); en nuestra Cruzada estaba presto en 1937 con su avioneta colaborando estrechamente con el Requeté, y ya en la segunda mitad del XX empuñó su espada por el África Lusa, viviendo la amargura de la muy oprobiosa traición de la Revolución de los Claveles en 1974, para luego ver expropiados sus terrenos del Alentejo por mor de una política sovietizante que muy pronto fracasaría.
Puso su patrimonio al servicio de su carácter emprendedor e innovador y de la causa tradicional portuguesa, financiando la revista Nação Portuguesa y el periódico “A Monarquia”.
En su completa obra defendió la Alianza Peninsular de António Sardinha, amén de tratar sobre los espinosos asuntos de la alianza inglesa, meditaciones de Fátima, análisis sobre el fascismo italiano, reformas agrarias, etcétera. Municipalista convencido, abominando de la charlatanería parlamentaria, defendió con poder de convocatoria una monarquía orgánica, tradicional, corporativa; siendo una ilustre incomodidad para determinados sectores del salazarismo.
Caballero de espuelas de oro que murió con las botas puestas, conociendo el sufrimiento y desconociendo la rendición. Excepcional, entrañable y emotivo es su recuerdo como tronco reverdecido de la lucha realista al otro lado del Guadiana.
Pequito Rebelo: Deus, Patria e Rei!
Antonio Moreno Ruiz
Etiquetas: 
Publicado en Historia por ColaboradoresNo hay comentarios

Apología de Pequito Rebelo


lunes, 28 de marzo de 2016

GRANDES TRAICIONES

Imagen de www.fenixnews.com
"En el análisis psicológico de las grandes traiciones encontraréis siempre la mentecatez de Judas Iscariote."
Antonio Machado

domingo, 27 de marzo de 2016

MIS LECTURAS: "DE LA TRANQUILIDAD DEL ÁNIMO", DE LUCIO ANNEO SÉNECA

Imagen de fotografiasdenfoque.blogspot.com


-Previo a la Semana Santa, comencé esta romanísima lectura, cuyo título me venía muy bien, pues no en vano, desde noviembre del Año de Nuestro Señor de 2015, que recibí un mazazo laboral inesperado, con todo lo que ello conllevó, estoy más nervioso que un pavo escuchando villancicos.

Hay quien considera a Séneca como el prócer de la filosofía hispana. Algo hay de eso, pues no obstante, el romano de Corduba fue algo de eso, pues si bien imbuido del antiguo estoicismo heleno, le dio una suerte de toques "personales" propios de la cultura meridional ibérica que impregnó a buena parte del imperio.

El gran sabio romano nos hace reflexionar escudriñando en este libro que un servidor se ha agenciado gracias a los pdf sobre la verdadera importancia de las cosas y el equilibrio a mantener en la vida, tanto en asuntos elevados como en asuntos cotidianos, desde lo más serio a lo más festivo. En nuestra estresante vida, tanto una cosa como la otra son cuestiones difíciles de valorar, pues la rapidez en la que nos movemos muchas veces nos hace priorizar lo que no debemos. Tras casi cinco años de emigración en un mundo que es otro mundo, de hecho, veo la vida desde otra perspectiva. Con todo, hay que procurar no perder el norte porque las emociones pueden ser muy traicioneras y más si éstas son acompañadas de nostalgias idealizadas. Por eso viene bien leer a Séneca. Claro que como todo: En su justa medida, y rechazando algunas de sus "salidas".

El caso es que leer a Séneca siempre viene bien. Últimamente estoy muy romano. Y es porque cada vez descubro más trolas "arabistas" que bajo capa pseudofolclórica nos han metido ideológicamente desde que estábamos en el colegio, especialmente a los andaluces. Por eso, leer a Séneca es leernos a nosotros mismos, a nuestra verdadera y antigua identidad. Somos fundamentalmente romanos, y mientras más pasa el tiempo, más me afirmo en eso.

Ahora creo que vamos con Ángel Ganivet. Hablando de senequismo...





jueves, 24 de marzo de 2016

FE Y RECOMPENSA

"La fe es creer en lo que no ves. La recompensa a esta fe es ver aquello en que crees".
San Agustín de Hipona 

miércoles, 23 de marzo de 2016

LA FASCINACIÓN DE LA RIQUEZA

Imagen de es.wikipedia.org


''Los Estados Unidos son la fascinación de la riqueza, en general, y de los empréstitos, particularmente. Algunos periódicos se quejan de que las investigaciones realizadas en el Senado de Washington, sobre la contratación de empréstitos para países de la América hispánica, hayan descubierto que algunos bancos de Nueva York han impuesto reformas fiscales y administrativas, que las repúblicas aceptaron. Ningún escrúpulo se ha alzado contra esta injerencia de los banqueros norteamericanos en la vida local. Los banqueros se han convertido en colegisladores. Y la conclusión que ha sacado el Senado de Washington es que todavía hace falta apretar mucho más las clavijas de los países contratantes, si han de evitarse suspensiones de pagos, y eso que las últimas falencias hispanoamericanas más se deben al acaparamiento del oro por los Estados Unidos y Francia, que a la falta de voluntad de los deudores.'' 

Ramiro de Maeztu, Defensa de la Hispanidad, febrero de 1932.

EL FUERO JUZGO

Imagen de www.museoreinasofia.es


''He ahí, pues, dos grandes señuelos actuales. Para las masas populares, los inmigrantes pobres y las gentes de color, la revolución rusa; para los políticos y clases directoras, los empréstitos norteamericanos. De una parte, el culto de la revolución; de la otra, la adoración del rascacielos. (...) Dividida su alma por estos ideales antagónicos, aunque ambos extranjeros, los pueblos hispánicos no hallarán sosiego sino en su centro, que es la Hispanidad. (...) El Fuero Juzgo decía magníficamente que la ley se establece para que los buenos puedan vivir entre los malos.''

Ramiro de Maeztu 

martes, 22 de marzo de 2016

LA PEDRADA

Imagen de cofrades.sevilla.abc.es

"I
Cuando pasa el Nazareno
de la túnica morada,
con la frente ensangrentada,
la mirada del Dios bueno
y la soga al cuello echada,
el pecado me tortura,
las entrañas se me anegan
en torrentes de amargura,
y las lágrimas me ciegan,
y me hiere la ternura…
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Yo he nacido en esos llanos
de la estepa castellana,
donde había unos cristianos
que vivían como hermanos
en república cristiana.
Me enseñaron a rezar,
enseñáronme a sentir
y me enseñaron a amar;
y como amar es sufrir,
también aprendí a llorar.
Cuando esta fecha caía
sobre los pobres lugares,
la vida se entristecía,
cerrábanse los hogares
y el pobre templo se abría.
Y detrás del Nazareno
de la frente coronada,
por aquel de espigas lleno
campo dulce, campo ameno
de la aldea sosegada,
los clamores escuchando
de dolientes Misereres,
iban los hombres rezando,
sollozando las mujeres
y los niños observando…
¡Oh, qué dulce, qué sereno
caminaba el Nazareno
por el campo solitario,
de verdura menos lleno
que de abrojos el Calvario!
¡Cuán suave, cuán paciente
caminaba y cuán doliente
con la cruz al hombro echada,
el dolor sobre la frente
y el amor en la mirada!
Y los hombres, abstraídos,
en hileras extendidos,
iban todos encapados,
con hachones encendidos
y semblantes apagados.
Y enlutadas, apiñadas,
doloridas, angustiadas,
enjugando en las mantillas
las pupilas empañadas
y las húmedas mejillas,
viejecitas y doncellas,
de la imagen por las huellas
santo llanto iban vertiendo…
¡Como aquellas, como aquellas
que a Jesús iban siguiendo!
Y los niños, admirados,
silenciosos, apenados,
presintiendo vagamente
dramas hondos no alcanzados
por el vuelo de la mente,
caminábamos sombríos
junto al dulce Nazareno,
maldiciendo a los Judíos,
«que eran Judas y unos tíos
que mataron al Dios bueno».


II

¡Cuántas veces he llorado
recordando la grandeza
de aquel hecho inusitado
que una sublime nobleza
inspiróle a un pecho honrado!
La procesión se movía
con honda calma doliente,
¡Qué triste el sol se ponía!
¡Cómo lloraba la gente!
¡Cómo Jesús se afligía…!
¡Qué voces tan plañideras
el Miserere cantaban!
¡Qué luces, que no alumbraban,
tras las verdes vidrieras
de los faroles brillaban!
Y aquél sayón inhumano
que al dulce Jesús seguía
con el látigo en la mano,
¡qué feroz cara tenía!
¡qué corazón tan villano!
¡La escena a un tigre ablandara!
Iba a caer el Cordero,
y aquel negro monstruo fiero
iba a cruzarle la cara
con un látigo de acero…
Mas un travieso aldeano,
una precoz criatura
de corazón noble y sano
y alma tan grande y tan pura
como el cielo castellano,
rapazuelo generoso
que al mirarla, silencioso,
sintió la trágica escena,
que le dejó el alma llena
de hondo rencor doloroso,
se sublimó de repente,
se separó de la gente,
cogió un guijarro redondo,
miróle al sayón la frente
con ojos de odio muy hondo,
paróse ante la escultura,
apretó la dentadura,
aseguróse en los pies,
midió con tino la altura,
tendió el brazo de través,
zumbó el proyectil terrible,
sonó un golpe indefinible,
y del infame sayón
cayó botando la horrible
cabezota de cartón.
Los fieles, alborotados
por el terrible suceso,
cercaron al niño airados,
preguntándole admirados:
-¿Por qué, por qué has hecho eso?…
Y él contestaba, agresivo,
con voz de aquellas que llegan
de un alma justa a lo vivo:
-«¡Porque sí; porque le pegan
sin haber ningún motivo!»


III

Hoy, que con los hombres voy,
viendo a Jesús padecer,
interrogándome estoy:
¿Somos los hombres de hoy
aquellos niños de ayer?"

José María Gabriel y Galán 

lunes, 21 de marzo de 2016

SÓLO EN LA VERDAD

Imagen de castellaniana.blogspot.com


“Sólo en la verdad se puede fundamentar una verdadera grandeza; sólo diciéndola se puede caminar a ella. Hoy día estamos tan sumergidos en mentiras que el amor a la verdad representa una especie de martirio, y conduce al martirio real cuando se vuelve verdadera pasión; y la verdad se vuelve pasión en todos aquellos que se abren al espíritu de Dios”.
Padre Leonardo Castellani 

jueves, 17 de marzo de 2016

LAS NACIONES Y EL NACIONALISMO

Imagen de culturaymexico.blogspot.com

"Los que asesinaron a los “americanos” de la Junta de Quito fueron “ellos”, los “españoles”, aunque las tropas “españolas” estuviesen formada mayoritariamente por pardos de Lima, zambos americanos, tan americanos como los quiteños y, en la percepción de la época, bastante menos “españoles” que los miembros de la Junta; los responsables de las sangrientas represalias del Bajío novohispano fueron “ellos”, los “españoles”, aunque el general de las tropas “españolas” fuese el criollo Agustín de Iturbide, posterior héroe de la independencia, y la práctica totalidad de sus soldados y oficiales hubiese nacido en la Nueva España. Las naciones y el nacionalismo no fueron la causa de las guerras de independencia sino su consecuencia."
Tomás Pérez Vejo - Nuevos enfoques teóricos en torno a las guerras de independencia, Revista Procesos, Quito 2011

miércoles, 16 de marzo de 2016

"EL PERÚ Y EL CARLISMO" - BLOG DE HISTORIA Y CULTURA CARLISTA



EL PERÚ Y EL CARLISMO


LAS MITAS

"Las mitas venían desde los tiempos patriarcales de los incas y nunca habían extrañado ni constituido ningún mal. Los tributos que pagaban los indígenas del Perú eran los mismos que presentaban a sus señores incas, con la diferencia de que a los incas les daban la tercera parte de sus productos, y a los españoles, la quinta. No tenían otros gravámenes. Los tributos que pagaban los indios por las tierras que trabajaban no pasaban de dos pesos y medio al año hasta un máximo de diez pesos. En cambio, tenían letrados y defensores, escuelas, hospitales, medicinas y otras ventajas. Los españoles no habían modificado el antiguo sistema de gobierno de los incas en lo que se refería a las tierras."
Enrique de Gandía, La independencia americana.

domingo, 13 de marzo de 2016

CENA JOCOSA

Imagen de castillomolares.blogspot.com

"Si es o no invención moderna,
vive Dios que no lo sé,
pero delicada fue
la invención de la taberna.
Porque allí llego sediento,
pido vino de lo nuevo,
mídenlo, dánmelo, bebo,
págolo y voyme contento."
(...)

(...) sólo una falta le hallo:
que con la priesa se acaba. (...)"

Baltasar de Alcázar (1503-1606)

sábado, 12 de marzo de 2016

DESPERTÉ DE SER NIÑO

Imagen de www.orihueladigital.es


"Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma"


Miguel Hernández

viernes, 11 de marzo de 2016

MIS LECTURAS: "INSOLACIÓN", DE EMILIA PARDO BAZÁN

Imagen de www.libertaddigital.com


-Gracias a que existe una cosa llamada pdf y que un servidor ya se acostumbró a leer por ordenador (con trucos tan amables como agrandar las letras a placer), me he bajado a unos cuantos autores la mar de interesantes. Y en ese grupo entra mi gallegofilia, y dentro de mi gallegofilia, Emilia Pardo Bazán, personaje al que veo que reivindican ciertas progres de nuestro tiempo que, desde luego, o no la han leído, o si la han leído, han comprendido muy poco. Nada de ello es de extrañar.

Insolación es un libro que quizá tenga algo de autobiografía. Como todos, al fin y al cabo. Una marquesa viuda gallega tiene una aventurilla (a día de hoy nos parecería de lo más inocente...) con un señorito andaluz. El norte y el sur de España se encuentran en Madrid como escenario de tirios y troyanos. Algunos tópicos salen a relucir sobre los andaluces, aunque también sobre los gallegos. No obstante, al final Doña Emilia acaba reconociendo que en Andalucía sí que hay rubios de pura cepa sin necesidad de mezcla con ingleses. Algo es algo.

La graciosa historia rueda en torno a tipos populares y con dilemas morales que Emilia Pardo Bazán siempre desarrolló a lo largo de su vida y obra: El por qué esas canitas al aire en el hombre son tan graciosas y en la mujer son tan condenables. Todos los sentimientos expresados por la viuda gallega, al socaire del galanteo del caballero andaluz, van en derredor a eso.

Buena sarta de diálogos y descripciones. Cierto lirismo aun en la atmósfera de los dimes y los diretes, en las escondidas y los criados, y el sempiterno qué dirán.

Una historia de fondo sencillo, que se lee bien, fácil, mas no sin enjundia. Una escritora que, mientras más la leo, más vocabulario y curiosidad me aporta.

De momento aparcamos un poco a la Pardo Bazán y nos vamos con Séneca, que nos toca un poco de estoicismo. Ya informaremos.

miércoles, 9 de marzo de 2016

LA IMAGEN DE LA VIDA

Imagen de trianarts.com


(...) En un recodo de la calle estaba el balcón, al que se podía trepar, sin esfuerzo casi, desde el suelo; y al lado suyo, sobre las tapias del jardín, brotaba cubriéndolo todo con sus ramas el inmenso magnolio. Entre las hojas brillantes y agudas se posaban en primavera, con ese sutil misterio de lo virgen, los copos nevados de sus flores. Aquel magnolio fue siempre para mí algo más que una hermosa realidad: en él se cifraba la imagen de la vida. (...)"
Luis Cernuda, Ocnos.

martes, 8 de marzo de 2016

RIP JUAN RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ


-Juan, que me he enterado tarde que nos has dejado. Me he quedado helado. De piedra. ¡Qué pena más grande y más honda me ha entrado! Hace años se nos fueron el Cano y su hermano Miguel... ¡Qué sola se queda nuestra cuadrilla!

Llevo una rachita... Todavía no me he recuperado de la triste pérdida del amigo Lorenzo (1) y esta semana sigo con el duelo por un gran maestro y amigo que se llamaba José Antonio Pancorvo (2) y ahora resulta que me entero por tu sobrino Fernando de esta noticia... Tanto él como tu hermano me iban informando de lo mucho que estabas padeciendo por culpa de esa maldita enfermedad que a tanta gente se nos está llevando por delante.

Fíjate que hace poco, en pedante soliloquio, decía yo que cuando se va muriendo tu gente, se va muriendo tu mundo. Había pasado por la casa de mi amigo Pancorvo y sentí muy solo aquello, y me sentí muy solo yo mismo. Y esa soledad se acrecienta sobremanera tras enterarme de tu partida.

Me imagino, qué se yo, una mañana tempranera de un otoño que a veces se confunde con un verano que no quiere irse. Todavía campeando la noche, yo saldría de mi casa pero por la parte de la cochera, enfilando por la Corraleja, dejando atrás la casa de Jeromo y al otro lado la Era. La timidez del viento y la luz de las estrellas preludian la jornada. Yo seguiría mi rumbo y, dejando a la derecha la calle del Prado, sigo recto, dejo la Corraleja y paso la cochera de Curro, cruzo el breve trayecto de la calle del Prado y ya estoy en el callejón de El Estribo, y de ahí, a esperar para cruzar al bar de las quinielas, dejando tu casa atrás. Me espera un café más negro que un tizón endulzado con leche condensada. Al momento mi garganta hierve, bien servida. Allí estarías tú, Juan, y tal vez, a tu alrededor estarían Valderas, mi tío el Titi, el Cano, Miguel... Podría aparecer hasta mi tío Manolo (3). O mi primo Alfonso. Podrían aparecer Curro, Molina... Y en fin, aceituneros de diversos puntos que se concentran antes del tajo, disputándose la barra y las mesas, acariciando con el paladar la blandura que habrá de mojar los olivos.

¡Qué me ha gustado encontrarme siempre con paisanos por derecho! Y más en sitios que están ya en peligro de extinción.

-¡Vámonos Moreno, que aquí no hacemos nada!- me dirías.

Y yo me iría contigo en tu coche. ¿A dónde? Pues a donde tocara: La Marquesa, Césped, cerca de Torrequemada, cerca del cementerio, el Mantúo, Las Moreras... Cualquier sitio es bueno para ordeñar los olivos. ¡A pegar tirones! Y que se escuchen bien las aceitunas caer en los macacos. ¡Las espuertas llenas, que el jornal hay que ganárselo! A las once toca desayuno. Y a las dos estamos dando de mano. Que está bien la cosa, porque empezamos antes de que se viera. Y a veces, con una candela previa por mor del frío campero. Y también venían los de Guillena y los de Camas. El Cano, serio. Miguel, también, pero de vez en cuando, hablando en francés o en italiano. Molina también serio, y a veces, sin aguantar del todo las bromas de Curro. ¿Y los umbreteños Félix y Manuel? ¿Y Eduardo, el capataz? ¿Y Manuel el Cachorro? ¿Y Fernando el almonteño? ¿Y Laureano Chocorrera? ¿Y el coriano? 

La cuadrilla fue cambiando. Pero tú siempre estabas ahí. Y alguna vez fuiste el manijero. Y yo, si bien a lo primero me iba andando, luego fui confirmándome como tu sempiterno copiloto.

Y ahora todo eso forma parte del definitivo recuerdo...

¿Te acuerdas del día aquel que me entró la risa cuando , ya de vuelta, a la altura del cruce de la Carretera y la Calle Larga le dijiste a un coche que estaba malamente puesto y no nos dejaba pasar algo así como "¡venga ya, con tu...!"? Con tus ojos claros y chispeantes, me miraste medianamente serio y me dijiste: "¡Ah! ¿Te ríes, no?"

¿Te acuerdas cuando Eduardo decía que no quería el dinero para nada, y lo que se quejaba del concierto de los Mojinos Escozíos que le pusieron al lado de su casa? ¡La de bromas que le hacíamos!

¿Te acuerdas de cuando tú le decías a Manuel el Cachorro que cuando salía bailando en Cuatrovitas TV se le notaba tipo de campesino? ¿Y de cuando Manuel siempre decía que eran las últimas ordeñadas y todos empezábamos a hacer música como señal de que no le creíamos?

¿Y de los fandangos que me marcaba tan malamente con Joaquín el de Camas, que su paisano Manuel nos preguntaba que si ya íbamos a empezar con los cantos gregorianos?

¿Y los gases furtivos y escandalosos que vez en cuando se escapaban por ahí? Y también algún que otro gruñido de esos que no se pueden explicar y son muy socorridos en según qué situaciones.

Ah, ¿y te acuerdas cuando nos quedábamos admirados de Carpo (4) porque a veces lo veíamos ir y venir con el macaco a cuestas ya con ochenta años largos?

¿Y de los sábados, que era el día de cobro, cuando quedábamos después del tajo en la bodega Salas?

¿Y de cuándo te pescaba algunas veces fumando a escondidas y me mandabas a callar con una sincera sonrisa?

En fin, y contando anécdotas y recuerdos podría seguir hasta mañana... La jartá de reír que yo me pegaba aun en la ruda dureza del trabajo... "Niño, ¡qué bonito es el campo!", decíais... Como cuando te dije que las aceitunas era lo más bonito que tenía el campo en comparación a otros trabajos (como las fresas), y me miraste serio, mientras desbrozabas un pimpollo, diciéndome con implacable ironía:

-Sí, niño, esto de las aceitunas es precioso...

Más de una vez me decíais que con ustedes aprendía más que en la universidad. Y hay mucho de cierto en eso.

Pero bueno, que digo yo Juan que si los mejores os empeñáis en iros, ¿qué nos va a quedar? Me siento muy derrumbado y angustiado en ese sentido, la verdad. Le doy muchas vueltas a eso. Porque veo el futuro más negro que los cojones de un borrico. Y no se trata sólo de "política". Yo creo que sabrías de lo que hablo, porque a buen entendedor, pocas palabras bastan.

No obstante, habrá que seguir tu ejemplo, como el de tanta buena gente que con esfuerzo y sacrificio han sacado a sus familias adelante y han formado parte de la historia viva de un pueblo que siempre será el centro de nuestro universo.

Gracias, muchas gracias Juan. Gracias por tu paciencia. Gracias por tu compañerismo. Gracias por todo lo que me enseñaste. Contigo no se muere un hombre: Se muere un arquetipo. Contigo se va toda una vida.

Te dejo el poema que compuse pensando en ti no hace mucho. Y te juro que nunca te olvidaré.

Descansa en paz, amigo y maestro, que bastante trabajaste en vida. Ya estás junto a tu anhelada esposa. 

HOMBRE DE CAMPO

Tus manos son terrones,
calabozos y zoletas.
La lluvia es el sudor
y el agua que te empapa.
El viento es la piel
que se curte sin adormilarse.

Proyectas la candela aun
con la luna asomada,
anticipando la llegada
del sol que te alumbra
y que te dora, como
la tostada que degustas
por la mañana en la taberna,
entre olores de café y aguardiente.,
apartando el aceite y la manteca.

Tu boina es tu resguardo.
Tu camisa es la armadura
de tu caballería.
Tus pantalones y tus botas,
llaman a la tierra firme,
y a la tierra no se la engaña.

Tus ojos son chispas
de meteorología.
No hay mejor ciencia
que la experiencia.
No hay mayor ingeniería
que la huerta.

Tu humor y tus recuerdos
se juntan vertiginosamente.

Tu lengua es cítrica y cíclica.
Tu instinto siempre será pastoril.

El sonido del tractor
huele a gasolina y a sulfato.
El almacén huele a fin de jornada.
El mosto huele a sábado y a jornal.

Tu corazón labra los horarios
que siembran los resultados.

Yo sé que tú sabes
lamer los arroyos de la sed.
Yo sé que tú sabes torear
las tétricas moscas del hambre.
Yo sé que los liños
son tus mapas.
Yo sé que tú sabes apreciar
mejor que nadie
los milagros de la primavera.
Yo he compartido contigo
algunas fatigas,
ordeñando olivos.
Yo tengo el privilegio
de haber recibido tus enseñanzas.
Yo te echo de menos
por mor de justicia y gratitud;
por componer uno de los
mejores recuerdos de mi vida.

Hombre de campo:
¿Qué va a ser de nuestra tierra
cuando des el último suspiro?
¿Qué va a ser de nuestra patria
cuando tu poderosa y brava raza
se extinga?

Prefiero ni imaginármelo…

Prefiero soñar contigo,
sabiendo que la vida es sueño.
Prefiero saber que hasta que tú estés,
no todo está totalmente perdido.
Prefiero tenerte siempre
como modelo a imitar.
Prefiero recordar,
que si bien no necesariamente
cualquier tiempo pasado fue mejor,
desde luego no fue peor.

Hombre de campo:
¡Yo no quiero que te vayas nunca!
Tú eres el capitán del tiempo.
Tú eres un monumento
a la vida y a la historia.
Lucharé para que nunca se
pierda tu esencia y tu memoria.

¡Y al final, vivirás siempre!





Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.
Amen.
NOTAS: