martes, 13 de diciembre de 2016

"DE NACIONES Y FICCIONES" - "KATEHON"

El jurista Francisco Elías de Tejada, gran ejemplo del pensamiento tradicionalista hispánico, decía que los pueblos son tradiciones, y que “nación” es un término muy complejo y confuso que entra en política con la Revolución.
KATEHON.COM

jueves, 8 de diciembre de 2016

LAS NUPCIAS

Resultado de imagen para san agustín de hipona

"¿No sois vosotros quienes consideráis que la generación de los hijos es un pecado mucho más grave que la unión de los sexos, ya que por la generación el alma queda ligada a la carne?... ¿No sois vosotros quienes nos aconsejabais que nos abstuviésemos del comercio sexual durante el período en que la mujer es más apta para engendrar para evitar que el alma quedase así atada a la carne? Las nupcias unen al hombre y a la mujer por causa de la generación de los hijos... no es un matrimonio donde se procura que la mujer no sea madre, por lo cual, ciertamente, prohibís las nupcias y no podéis defenderos de este crimen que ya fue profetizado de vosotros por el Espíritu Santo."

San Agustín de Hipona, De moribus ecclesiae catholicae et de moribus manicheorum, Lib. II, párrafo XVIII).

"FILIPINAS Y LO QUE NO ES FILIPINAS" - "RAIGAMBRE"



martes, 6 de diciembre de 2016

MIS LECTURAS: "MIS MEJORES CALUMNIAS", DE EDGAR ESPINOZA

Resultado de imagen para Edgar Espinoza escritor costa rica

-Como quien no quiere la cosa, gracias a un alumno costarricense, me informó de este periodista coterráneo suyo y me dio curiosidad por leer la recopilación de la Editorial Jadine. Tengo un primo que vivió varios años en una república centroamericana y en verdad en España no sabemos demasiado de esta parte del mundo, pues cuando nos referimos a Hispanoamérica, tratamos algunos países del Caribe o Sudamérica con los que más vinculación reciente hemos tenido. Siempre se dice que dentro de las repúblicas centroamericanas, Costa Rica y Panamá son las más estables, y como al final el mundo es un pañuelo, me encuentro con alumnos costarricenses que me prestan un libro de un periodista que ayuda a conocer la idiosincrasia tica, cuyo acento me recuerda muchísimo más a Colombia que a sus vecinos.

Édgar Espinoza es uno de los periodistas más conocidos de la pequeña y (más o menos) estable república de Costa Rica. Casado con la también periodista peruana Pilar Cisneros, peruana que se fue a Costa Rica gracias a Velasco, aquel personaje surrealista que, amén de dictador izquierdista y dejar la economía peruana como un solar, colaboró con el Plan Cóndor. Espinoza, durante muchos años fue acaso el mayor columnista de su país. El libro que he tenido ante mis manos es una recopilación de muchos artículos sobre muchos temas. Por un lado, aprecio la prosa rápida y viva de Espinosa, llena de imágenes, metáforas, dobles sentidos, humor, inteligencia... Muy buen manejo del idioma en general, salvo por algún anglicismo innecesario que ya está demasiado incrustado en la América Hispana y que en España también suscribimos en estos tiempos de mierda.

Con todo, aunque tardé un poco en darme cuenta, al final acabó asomando el plumero progre. Todo se arregla con "educación sexual" y con candidatos guays del Partido Demócrata yanqui. Lo que no me explico yo de los progres de esta generación (que es la de mis padres) es por qué se decepcionan, como Espinoza en algunos de sus artículos sobre los cambios en Costa Rica o Estados Unidos. Digo, porque si yo fuera progre, me sentiría satisfecho de vivir en un mundo a esa imagen y semejanza. Sin embargo, ni ellos mismos se dan cuenta de que lo suyo no se puede soportar, y siempre acaban echándole las culpas a otras cosas, con preferencia al pasado.

Sea como fuere, no deja de ser un descubrimiento interesante, pues reconozco mi ignorancia sobre las letras costarricenses. Pero por otra parte, qué cansadito ya de progres...

En fin, cambiamos de tercio literario. Próximamente nuevas noticias, Dios mediante.

EL MAR DE LA CIVILIZACIÓN

Imagen relacionada

«Pues bien: este mar, que es el de la civilización, el mar latino, el que los romanos, y nosotros después, llamamos 'mare nostrum', tienen la condición de que la Providencia ha puesto la entrada, la puerta, la llave, en manos de España. Quien domine el Mediterráneo, dominará al mundo. Por su posición extraordinaria, este mar es el mar de la civilización»

Juan Vázquez de Mella

sábado, 3 de diciembre de 2016

LA CONSTITUCIÓN IDEAL DE ESPAÑA

Resultado de imagen para Ángel Ganivet

«Cuando se examina la constitución ideal de España, el elemento moral, y en cierto modo, religioso más profundo que en ella se descubre, como sirviéndole de cimiento, es el estoicismo; no el estocismo heróico y vital de Catón, ni el estoicismo sereno y majestuoso de Marco Aurelio, ni el estoicismo rígido y extremado de Epicteto, sino el estoicismo natural y humano de Séneca. Séneca no es español, hijo de España por azar: es español por esencia; y no andaluz, porque cuando nació aún no habían venido a España los vándalos; que a nacer más tarde, en la Edad Media, quizá, no naciera en Andalucía, sino en Castilla.

Toda la doctrina de Séneca se condensa en esta enseñanza: «No te dejes vencer por nada ajeno a tu espíritu; piensa en medio de los accidentes de la vida, que tienes dentro de ti una fuerza madre, algo fuerte e indestructible, como un eje diamantino, alrededor del cual giran los hechos mezquinos que forman la trama del diario vivir; y sean cuales fueran los sucesos que sobre ti caigan, sean de los que llamamos próspero, o de los que llamamos adversos, o de los que parecen envilecernos con su contacto, manténte de tal modo firme y erguido, que al menos se pueda decir siempre de ti que eres un hombre».

Ángel Ganivet, Idearium Español.

"EL FRAUDE DE FIDEL" - "DIARIO DE LA MARINA"



http://eldiariodelamarina.com/el-fraude-de-fidel/

viernes, 2 de diciembre de 2016

LOS JUSTOS



«…una cosa es la que se hace con apariencia de soberbia y otra la que se hace por celo a la disciplina. Porque los justos, aunque exteriormente exageran sus reprensiones por la disciplina, sin embargo, interiormente conservan la dulzura de la caridad y, por lo general, prefieren en su ánimo a aquellos a quienes corrigen, que a sí mismos. Obrando así mantienen a sus súbditos en la disciplina y a la vez se mantienen ellos en la humildad. Por el contrario, los que acostumbran a ensoberbecerse por la falsa justicia, desprecian a todos los demás, sin tener ninguna misericordia de los que están enfermos y, porque se creen sin pecado, vienen a ser más pecadores…»

San Gregorio Magno, Papa, Doctor y Padre de la Iglesia.