martes, 25 de abril de 2017

"CARTA PÓSTUMA A JOSÉ UTRERA MOLINA" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta
UTRERA
Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- 
Mi querido y admirado Don José:
Parece ser que en estos últimos tiempos, los mejores se empeñan en irse demasiado pronto, y aquellos que no les llegamos ni a la suela de los zapatos nos vamos quedando cada vez más huérfanos. Como le dije en aquella inolvidable ocasión en la que hablamos por teléfono, siempre le tuve una auténtica reverencia, pues no en vano en mi casa hemos conservado como oro en paño varias fotografías de mi abuelo con usted; a la sazón, siendo mi abuelo alcalde de Bollullos de la Mitación y siendo usted gobernador civil de Sevilla. Los que vivieron la guerra y la postguerra, como ustedes, fueron los que ayudaron a levantar el país. En cambio los que vinieron después, mirando acomplejadamente a Mayo del 68, fueron los que lo volverían a tumbar. Y de mi generación, mejor ni hablemos. Y de los que han venido después… Que Dios nos coja confesados.
Encarnó usted, con la sincera y admirable magnanimidad que siempre le caracterizó, el mayor y el mejor ejemplo de política social. Suyo fue el empeño del derecho a la vivienda, aquella que se sellaba como familiar e inembargable, acabando allá donde pasó con el chabolismo. Suyo fue, asimismo, el empeño por las universidades laborales, para que los hijos de los pobres pudieran estudiar; es decir, para que la consecución de los estudios fuera obra del mérito por encima del apellido o del dinero. Como dejó dicho el general peruano Manuel Odría, “hechos, no palabras”. ¡Ojalá Odría hubiera gobernado mucho más tiempo! La realidad del Perú, donde resido desde hace seis años, hubiera sido muy diferente. Tenía un espíritu muy regeneracionista.