miércoles, 2 de agosto de 2017

"ATENTOS A COLOMBIA" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta
SANTOS Y CHAVEZ1
Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Hace unos meses escribíamos sobre la situación palpitante que atraviesa Colombia (1) y, aunque no ha pasado mucho tiempo, luego de contactar con amigos colombianos, procedemos a apuntillar algunas cuestiones rabiosamente actuales. A saber:
-Colombia siempre ha sido un país con fuerte tendencia hispanista y crítico con el proceso de independencia, y no es algo que venga de ahora. El político e historiador Pablo Victoria Wilches (2) siempre recuerda cómo los separatistas, venidos en muy buena medida de Venezuela, hicieron auténticas tropelías en suelo bogotano. Los colombianos nunca han olvidado eso. Dentro del virreinato neogranadino, el actual territorio colombiano era prolífico en sapiencia, y durante el siglo XVIII atrajo numerosa inmigración ibérica. No puede decirse lo mismo de la capitanía venezolana, más pensada para sus relaciones agrícolas con Santo Domingo. Para los colombianos, no deja de ser una humillación surreal el estar sojuzgados por venezolanos, máxime cuando todo se debe a la errática y traicionera política de Juan Manuel Santos, cuyo entreguismo al chavismo, por más que ahora quiera recular un poco, ha sido demencial y ha avivado unos odios nunca extinguidos. Y esto es complejo, porque como decía el escritor Gabriel García Márquez, antes de la invasión gringa de Panamá, Colombia oscilaba entre dos ejes: El Caribe y el Ande, siendo que acaso en su primer ciclo de independencia primaba más la región caribeña; pero luego de la pérdida de Panamá, fue el Ande el que tomó las riendas. Y en el Ande colombiano hay mucha conciencia criolla como estilo de vida, de pensamiento. En Colombia quien manda es el criollo, y ser mandados por otros como que nunca ha gustado.