jueves, 7 de septiembre de 2017

"DIEGO VENTURA Y EL REJONEO" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta
Madrid 2017
Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Mi afición a los toros se debe, en muy buena medida, al rejoneo. De niño, no tenía el paciente gusto de mis abuelos para quedarme viendo las corridas por televisión, pero cada vez que veía el toreo a caballo, notaba cómo mi mente se abstraía concretamente y entraba en un entrañable trance al ver aquel centauro enfrentarse al toro. Intuía algo muy simbólico, muy artístico, muy estético. Y en la figura del arquetípico rejoneador portugués Joao Moura, fui almacenando los más grandes recuerdos que, con los años, se convertirían en pasión.
Así, llegó Diego Ventura, con el recuerdo de Joao Moura en la infancia. Rejoneadores y símbolos que no hacen sino acendrar mi lusofilia trabajada en la vecindad de la Andalucía atlántica y el Algarve. Para completar el cuadro simbólico y arquetípico, Diego Ventura acrisola su sangre portuguesa en los lindes Doñana, en La Puebla del Río, la cuna del mejor torero a pie de nuestro tiempo (¡Morante!), así como la cuna de los hermanos Peralta, y a donde también ha ido a parar la talentosa rejoneadora francesa Lea Vicens.